Los participantes de las jineteadas defendieron la tradición de la criolla argumentando que los caballos están mejor cuidados que muchos otros y que las protestas son "la queja por la queja misma".