La situación de violencia vivida durante la audiencia de formalización de los detenidos por el asesinato de Rogelio Souza desató la polémica por la falta de un protocolo de seguridad.