Una funcionaria del BPS venía cometiendo esta maniobra desde hace años y se habría quedado con siete millones de pesos.