El proyecto propone un día libre cada dos años para asistir a nutricionista y garantizar tratamientos quirúrgicos.