El argentino Marcelo Balcedo y su esposa, Paola Fiege, habían ofrecido pagar 5 millones de dólares a cambio de prisión domiciliaria.