El femicida había roto la tobillera electrónica en dos ocasiones diferentes.