El homicidio ocurrió hace siete años, pero por estar cansado de la “extorsión” de su encubridor confesó a la policía su crimen.