La madre de la niña de siete años, que fue entregada a su padre biológico el pasado viernes, solo puede comunicarse con la pequeña a través de dos videollamadas diarias.