Fue una madrugada movida: primero explotaron un cajero en Progreso y luego otro en Rosario, Colonia.