La población prefiere, en tanto, que las medidas regulatorias se den a través de proyectos de ley del Parlamento y no por decretos de Presidencia.