La Facultad de Ciencias de la UdelaR investiga los huevos encontrados en Río Negro que contarían con unos setenta millones de años de edad. El descubrimiento fue producto de la casualidad: un productor encontró algo inusual bajo las raíces de un árbol caído tras un temporal, que resultó ser un huevo de dinosaurio, informaron desde Buen Día Uruguay.