La trabajadora fue una de las catalogadas dentro del grupo de los "ángeles de la muerte". Fue enviada a prisión por cómplice y encubrimiento de homicidio.