Marina Arismendi explicó que el año pasado se anotaron 20.000 personas y "eso tira por tierra los mitos de que la gente no quiere trabajar".