"Esta es una ofensa a la soberanía nacional. Argentina, junto  a los países latinoamericanos, consideramos que las islas son nuestras y que vamos a volver a tenerlas", expresó un parlamentario argentino.