Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán habían sido procesados por la Justicia paraguaya por un delito de secuestro y llegaron a Uruguay para pedir refugio político.