Mientras los rehenes eran liberados, el agresor se entregó a la policía.