Los soldados realizan una misión de paz de la ONU en la ciudad de Goma ubicada en El Congo, donde se detectó la enfermedad.