El Ejército destruyó este miércoles 7.572 armas de fuego por fundición. Más de 300 eran de una marca europea que no cumplía con la normativa vigente.