La crecida del río Yí obligó que 387 personas, 97 familias, abandonen sus hogares por precaución.