Las dos personas, que formaban parte de una organización que hurtaba cheques en blancos, fueron condenadas a 20 meses de prisión.