Maicol Palumbo y Nicolás Ferreira murieron fuera de la cancha de fútbol de Astilleros Orientales y Horacio Redondo.