Los pequeños, de cinco años, le contaron a su maestra cuando volvieron de las vacaciones de invierno.