Los tres hombres acudieron por su propia voluntad ante un juzgado de Montevideo para pedir la cancelación de la orden de extradición, pero fueron detenidos en el lugar.