El grupo de delincuentes exige un pago a las familias que viven allí para permanecer en el barrio.