Los terrenos pertenecen al Ministerio de Vivienda, pero los vecinos aseguran que están abandonados desde hace 25 años.