Uno de los imputados era el compañero del policía, que había dado los datos sobre la rapiña a los otros delincuentes.