Los aparatos controlarán la velocidad y luz roja en las zonas centro y oeste de la capital.