El empresario Martín Mutio fue acusado como el responsable de enviar 4.5 toneladas de cocaína, valuadas a más de mil millones de dólares, en un contenedor a Hamburgo donde fue incautada por las autoridades de ese país.