Gobiernos de ambos países tomaron medidas pero la violencia en la frontera sigue.