Hay dos elementos que inciden en esta realidad: uno es los impuestos, y el otro es el aumento del dólar.