Alejandro Machado había acusado al sindicalista argentino por lavado de activos, tráfico de armas y contrabando.