Según se lee en la carta,  desde que Balcedo se ubicó en esa zona los niños "ya no pudieron recorrer libremente los predios linderos".