El prestador estatal de salud pública detectó irregularidades en la gestión del centro hospitalario.