La víctima era jubilada y todas las mañanas se dedicaba a recorrer las calles del barrio para alimentar a los perros callejeros.