Este tipo de animal lanza una especie de toxina que provoca un ardor intenso en el cuerpo humano.