La estadounidense de 75 años fue recibida en el evento como una estrella de rock.