La fiscal René Primicieri dio la orden luego de que la familia de la mujer desaparecida denunciara amenazas a través de Facebook.