Más de 300 efectivos se desplegaron en la zona de las viviendas INVE y en el asentamiento Boix y Merino.