A través de esta App, los delincuentes se hacen pasar por familiares de las víctimas en el exterior, solicitándoles dinero para recuperar equipaje perdido en Bolivia.