La Institución de Derechos Humanos llama a la reflexión y expresa “la gran consternación generada por la inusual brutalidad y violencia” en esos dos episodios.