El proyecto pretende abastecer de agua potable a cerca de un millón de habitantes de una de las regiones más áridas del planeta.