El agresor iba en traje militar, con un casco o máscara, y que llevaba un arma automática y lo que parecía una granada de mano, según el testimonio de un testigo.