No es la primera vez que el presidente expresa interés en propiedades en otros países.