El gobierno sirio estima que necesitará 400.000 millones de dólares para reconstruir el país.