El temporal, con vientos que superaron los cien kilómetros por hora en algunos puntos de la urbe, causó inundaciones, apagones y deslizamientos de tierras en varios barrios.