La joven expresó su voluntad por motivos religiosos en su testamento vital y los médicos están obligados a cumplirlo, a pesar de que su familia ha recurrido a un tribunal para revocar su decisión.