La joven argentina vivía en el Chaco y no hablaba español. Tenía desnutrición y llegó al centro de salud con una infección generalizada.