La ex primera dama falleció a los 33 años por un cáncer de útero y desde la Confederación General del Trabajo señalaron que "el enorme desgaste que sufrió su salud con motivo de su entrega por los necesitados fue martiriológico".