Almagro consideró que, de hecho, varios países de América Latina ya se ven afectados por "la exportación de la crisis" de Venezuela.