Se estima que alrededor de un millón y medio de personas fueron asesinadas por el Imperio Otomano en un genocidio que solo ha sido reconocido por 28 países, y Uruguay fue el primero.